Klöe blog

Archive for the ‘De la vida misma!’ Category

Etérea

Posted on: 21 abril 2010

Voy conduciendo por una noche fría y demasiado oscura (y es que de que otra manera puede ser una noche), cansada por todo el trabajo acumulado de la semana, voy conduciendo con cierta flojera y casi durmiéndome en un inagotable trafico, de pronto escucho unos truenos, casi como si un helicóptero estuviera volando bajo…

Pero no es eso.. una cuateadura en mi parabrisas, hace que me de cuenta que están disparando, puedo percibir que no soy el objetivo, por que parada sobre el asfalto volteo y veo como las personas que disparan se han alejado de mi automóvil, persiguiendo otro.

Alcanzo a ver que no reparan en mi, pues veo como mi automóvil se estrella contra un poste cercano…

PERO QUE????,

Si puedo verlo es que me he desprendido de mi cuerpo, corro a mi coche para explicarme como demonios he salido de ahí… y veo una bala maldita que ha perforado mi pecho… No puedo creerlo… He muerto, Por accidente, y sé como he muerto…

Todo se nubla, y me transporto desvanecida como polvo, hacia una habitación blanca… donde hay varias personas en estado de éter… no me acostumbro a no pesar… y me dan miedo los seres que me acompañan en esta sala de espera… pues no tienen rostro, y me aterra la idea de yo no tener rostro.. no hay espejos.. no hay dolor… no hay aire.. no hay vida..

Sofocada como me siento alcanzo a responder en un idioma que entiendo sin conocer, intento como si fuese una oficina de gobierno, reclamar que “debe haber algún error”…

Un grito ensordecedor me nubla todo sentido…. Estallo, exploto de tal manera… que despierto en esa cama fría y circundada por el vacío….

Anuncios

No he tenido mucho tiempo de escribir, pero ayer por benevolencia del shuffle de itunes escuché esta declamación en la voz de Mario Arvilla, que corresponde a un poema, que no tengo el dato de quien sea pero por el estilo me suena al estilo de Guillermo Velazquez.

Juegos y juegos y anochecía era un bullicio por todos lados, la roña el lobo los encantados.
¡cuantos y que lindos juegos había!.
Temprano a veces desde las 5 se hacia el enjambre de niños y niñas,
puros chiquillos puras morillas
con aquel gusto con un ahínco,
Tu has los partidos, ahora yo brinco,
echa el volado, las traes te digo, no se valía,
si no te aguantas para que juegas,
safo, me toca, no me la pegas
y en ocasiones uno era fruta otras el diablo con sus tenazas o el angelito que echa trazas,
lobo terrible o alma en disputa
y era la calle bonanza y era universo de fantasía o era la nada cuenca vacía que nuestros juegos iban poblando,
¡si eso volviera pero ya cuando!...
Aquellas mascaras de cartón,
le doy mis cuicas al que me alcance
todo eso pierde terreno frente al avance de la implacable computación
y ahora, quien lo diria que los que niños fueron ayer hoy juegan juegos por el poder

Y miren que todos sabemos que le gusta patalear y tirar cosas, regatear y demás pero jamás me imaginé que llegara al nivel de personajes como bob sponja, o los simpson, pero así es nuestro amado Trollelotero tiene su propio juego de mesa.

Pero que miren que con la descripción que nos da el juego prefiero mejor esperarme al muñeco de acción…

mmmm, ok mejor no

Es hora de comenzar a cerrar el año y como si fuera tradición, o manda, o costumbre, empieza el análisis de lo que ha sido para mi este año, y tras dar vueltas y vueltas como canino que quiere sencillamente echarse a dormir.

Me comienzo a apartar de mi “tradicional corte de caja”, que me obligaría a pensar, analizar y reflexionar lo que ha sido este año para mi, pero mi ocio me alcanza un tema más, ¿Por qué he de dividir el tiempo?, ¿por que tengo que hacer un corte de caja en mi vida justo en este momento?.

Y es que solo entiendo, que en este preciso momento más allá de la medición político-social-cultural-cósmica del tiempo mi vida ha dado giros en estos días que me invitan a replantearme quien soy, hacia donde quiero ir y que pretendo hacer para lograrlo.

Como dijeran los, lideres de opinión, los sabios y los ancianos..

El tiempo es oro, y tomando como referencia eso de que el tiempo es oro, comenzaré este DIA a no darme prisa.

Nos leemos en 2010

Felicidad a todos!

Ya te fuiste. Ya no estás. No sabes, niño, lo que daría porque estuvieras aquí. ¿Sabes qué haría? Haría una cena muy elegante, con velas, media luz y vino. ¿Qué vino te gusta? Ese quizá lo puedas traer tú. Yo conseguiré los discos y cocinaré el pastel.

Si no puedes hoy tal vez puedas mañana. Si no puedes mañana aquí estaré la semana próxima. Te he esperado durante años, muchos, imaginando cómo te vestirías y te arreglarías para mí.

¿Crees que no me di cuenta de la última vez que nos vimos? Todo lo había elegido yo y te lo habías puesto sin preguntarme si me gustaba. Tú sabías que yo iba a entender, cuando te viera, que estabas así por mí. ¿Te vestirás así cuando te lleve a mi casa a cenar?

Lo sé, hay una gran probabilidad de que nunca vayas. No sabes qué vacía se siente mi casa desde ahora sin tí, qué fría, qué sola. Te extraño aún cuando nunca te he tenido y te sigo aunque sepa que nunca voy a alcanzarte.

Te odio cuando me doy cuenta de que no eres mío. Te amo cuando estás conmigo como si lo fueras. Y lloro, lloro mucho cuando la realidad me despierta.

Sólo una cena sólo una noche. ¿No vendrías? Yo sé por qué no quieres venir: sabes que no me conformaré con una noche. ¿Te conformarás tú? Tú sí, tu tienes que hacerlo y casi creo que quieres hacerlo. No sé. No me interesa saberlo tampoco. ¿Qué fue de aquellas tardes de compras, de elegir vestidos, de mirar zapatillas, de regañarme para que tirara ya esos malditos tenis?

Te prometo que si vienes a cenar a mi casa me pondré los zapatos más lindos que me encuentre y el vestido más hermoso que vea en la tienda. Me alaciaré el pelo y me lo dejaré suelto. Me pondré delineador en los labios.

Haré lo que tú quieras, te besaré cuanto quieras, te diré lo mucho que me gustas, lo mucho que te quiero y lo muchísimo más que te deseo así como estás, así como eres tú de noche. Te acariciaré, te robaré besos, te tocaré tanto que no querrás que te suelte. Te morderé los labios, y te escucharé pacientemente. Te obedeceré. Te llevaré a otro lugar. Te haré sentir tan querido que te dolerá dejarme cuando tengas que dejarme.

Todo por una noche de vino y velas. ¿Vendrías?

pues ni quieres dejarme
ni enmendarte
yo templare mi corazón de suerte
obligaré que la mitad se incline a aborrecerte
aunque por mi desgracia la otra mitad se incline a amarte.


En mi corta vida, he tenido que vivir (como toda la gente) diversas situaciones, que en lo particular por mi manera de ser han derivado en perdida de amistades, o de colegas que prefieren alejarse, y ya no se diga en cuestiones sentimentales.

Esas etapas de la vida no me gustan pareciera que por ciclos determinados de tiempo, estas condenado en ir cambiando amigos, en que cada cierto tiempo tus reuniones sociales sean con distintas personas, y es que en lo particular creo que me cuesta un poco de trabajo desprenderme de mis amistades, pero bueno al final que lástima y tristeza por los que se van pero creo que me merezco sentir emoción por los que vienen en camino, por aquellos que me están buscando aún sin saber si existo.

Y sobre todo por todos los que están en este momento, tanto en la vida real, como por este medio virtual.

Y ahora que recuerdo con nostalgia todo eso que pasé y pongo en la balanza los recuerdos, las ganas que tengo de volver a hacerlo, y lo mucho que lo disfruto todo, ahora que en verdad lo pienso, pienso que si quisiera hacerlo, No volvería, justo cuando el tiempo me alcance, pediría una moneda para llamar a casa.